Shaná Tová Umetuká!
Por: Rodolfo Misrahi

Ya hemos atravesado las puertas de Rosh HaShaná, Iamim Noraim y Iom Kipur, el tiempo más indicado para que todo judío ore, se arrepienta y reflexione acerca de su conducta con relación al prójimo y a Dios, para enfrentar un año nuevo con una actitud más elevada y justa.

El legendario toque del Shofar invita a los corazones errantes a una nueva oportunidad, escuchar sus sonido nos hace sentir portadores de una fe inquebrantable y duradera, nos renueva de esperanzas al saber que una vez más, como tantas otras, Dios perdona a los hijos de su pueblo y otorga un nuevo comienzo.

Este Rosh HaShaná engalanado con la novia de Shabat nos privó de la estremecedora Tekía del Shofar, pero la segunda noche aguardaba para que los miembros de la Comunidad "Yad El", hicieran sonar el shofar en manos de un joven miembro de 13 años que lo haría por primera vez.
El estruendo de los relámpagos y la pertinaz lluvia no amedrentaron a nuestra congregación para celebrar el advenimiento de un nuevo año judío. Frutas de estación, cabezas de pescado y la simbólica miel para tener un año dulce y placentero acompañaron nuestro festejo, una vez más los jóvenes mostraron ser la chispa del motor impulsor de esta comunidad.

Nuestro compromiso a contribuir cada día con el Tikun Olam cobra especial connotación durante estos días y cada año que transcurre nos enorgullece descubrirnos más reflexivos y concientes de nuestro papel ante Dios.
¡Shaná Tová Umetuká!

   
 

Artículos

 

 

 
  COMUNIDAD HEBREA DE CUBA | ORGANIZACIONES  | GRUPOS COMUNITARIOS
  PROYECTOS COMUNITARIOS  |  FIESTAS Y CONMEMORACIONES
  VIDA COMUNITARIA  |  QUIENES AYUDAN  | GALERIA  | CUBA, ISLA DEL CARIBE